SUÑÉ, QUE TE DEN POR EL CULÉ

Fecha 26/8/2008 13:40:00 | Tema: Editoriales, Carlos Lamas

Nº 504 Del 2 al 8 de agosto

EL TIPO DICE AHORA QUE PIDE DISCULPAS SI HA HERIDO LOS SENTIMIENTOS DEL PUEBLO EXTREMEÑO, PORQUE NO ERA ESA SU INTENCIÓN.
Al tipo, un tal Lluis Suñé, cabeza de lista por Tarragona en las últimas elecciones generales de la coalición Iniciativa por Cataluña Verdes y Izquierda Unida y Alternativa, se le ocurrió colgar en su blog personal un cartel -que le habrá costado su tiempo pergueñar, quizás con el apoyo de brillantes creativos- con la foto de dos niños pequeños con andrajos, descalzos y en medio de la miseria, y el siguiente texto: “SOS EXTREMADURA NEEDS YOU” (Extremadura te necesita), “Un 8,7% del PIB Catalán no es suficiente”, “APADRINA A UN NIÑO EXTREMEÑO por 1.000 euros al mes” (todo esto en catalán, claro). Abajo a la izquierda el escudo español y la frase ‘Gobierno de España’.
Al tipo, al tal Suñé, que se confiesa “independentista y de izquierdas” se le ocurrió que esto podía servir para llamar la atención y quejarse por el dinero que, dice, aporta Cataluña a Extremadura.
El tipo, a la sazón concejal, ese tal Suñé, quiso hacer una gracieta -reflexión, dice él- sobre las balanzas fiscales, y manifestar que no se respeta al pueblo catalán en cuanto a “su solidaridad con el resto de España”.
De un plumazo, el tipo, ese tal Suñé, utilizó a unos niños -los de la foto, que serían de una república báltica, en algún reciente conflicto en aquella región, digo yo- de manera penosa e insultante, y se ciscó (evacuativamente hablando) en Extremadura y su gente. O sea, en todos nosotros.
Suñé, el tío éste, se olvidó o no sabe, que la tal solidaridad de Cataluña no existe, ni con Extremadura ni con ninguna otra región. Lo que aporta Cataluña al producto bruto español en impuestos no es un acto de solidaridad, no es una donación, sino simplemente su obligación como parte integrante de España. Está en la Constitución, échale un vistazo Lluis, que no muerde.
El tal Suñé -edil y candidato nº 1 en las últimas generales por su coalición, no lo olvidemos-, debería conocer que pagar los impuestos no es un acto voluntario o solidario. No es algo que uno da porque quiere o desea, no es una actitud de desprendimiento altruista. Suñé ese tío, el edil, ignora la diferencia entre ambos conceptos: voluntariedad y obligatoriedad. Y no debería.
Suñé sabe de Historia menos que yo, que ya es decir, porque sino conocería lo que han hecho tantos y tantos extremeños para y por Cataluña, a través de los siglos, diría, directa o indirectamente. Para ceñirnos sólo al siglo pasado decir que ‘el país catalán’ jamás sería lo que es hoy, sin la extraordinaria aportación de miles y miles de extremeños en todos los campos. Y además, llevándose lo justito, sin abusar, de puro humildes. Pero qué sabrá de eso este tal Suñé.
El Gobierno extremeño dice que iniciará medidas legales contra el tío éste, el tal Suñé, por la “campaña ofensiva contra Extremadura”. Seguramente si Suñé, Lluis -miembro de una coalición integrante del tripartito que gobierna Cataluña, junto al Partido Socialista Catalán y a Izquierda (Esquerra) Republicana, conviene no olvidarlo- es citado a los tribunales, cienes de partidarios, amigos y allegados lo acompañarán con pancartas y gritos de apoyo. Quizás lo lleven en andas o a hombros, para protestar contra este atropello a la libertad de expresión que se comete al juzgarlo.
Probablemente todo quede en nada y el Suñe éste, salga absuelto por su actual “arrepentimiento”, y sus disculpas públicas sobre la cuestión, y el reconocimiento de su “error”. Pero el tipo éste, el tal Suñé, en el fondo de sus entretelas, seguirá pensando lo mismo que quiso expresar con la difusión pública de su obra magna. No tenga la más mínima duda, señora.
Hay muchos suñés diseminados por toda España. Y con el tiempo habrá más; tampoco lo dude, señora mía.
Mientras, Extremadura seguirá siendo un tópico para muchos. Hay quienes dicen con datos ciertos que somos el patio de atrás de España, los últimos en todo, desde la democracia y hasta hoy. Hay quienes achacan nuestros males a la idioscincracia de nuestro pueblo, y/o a la incapacidad de nuestros gobiernos autonómicos.
Quizás, la gracieta del tal Suñé, tal vez la ocurrencia del impresentable edil, sirva para algo, si entre todos reflexionamos sobre esta realidad nuestra de hoy que nos hace aparecer siempre en el furgón de cola de las regiones españolas. Y ojalá nosotros, los extremeños, pero todos eh, hagamos algo para revertir esta situación, y no tener que depender tanto de la “solidaridad” de tipos como el Suñé éste.
Pero, la verdad -permítame aquí ser escéptico, señora-, yo no apostaría por ello.
Buenas tardes.




Documento disponible en SEMANARIO VEGAS ALTAS Y LA SERENA
http://www.semanariovegasaltas.es

La dirección de este documento es:
http://www.semanariovegasaltas.es/modules/news/article.php?storyid=3