Menú

Buscar

Antonio Mª Flórez Rodríguez : GENIO Y FIGURA, CARTA DE UN MÉDICO
el 7/5/2020 18:47:57 (53 Lecturas)

DON BENITO, 29 DE MARZO DE 2020


QUERIDA PRIMA:

QUIERO AGRADECERTE MUY SINCERAMENTE TUS PALABRAS DE CARIÑO Y ALIENTO QUE ME ENVÍAS; ESAS PALABRAS TAN CARGADAS DE AFECTO Y PREOCUPACIÓN SINCERA POR MIS CONDICIONES DE TRABAJO Y MI SALUD...

Yo estoy bien. Sí, en esencia estoy bien: con salud, pero cansado por tantas guardias de urgencias como me está tocando hacer (las mías y las de los compañeros que están de baja por haber dado positivo por el coronavirus). Imagínate que este mes terminaré haciendo en horas el equivalente a tres meses de trabajo, pero no importa, si con ello aporto mi granito de arena para afrontar la pandemia.
En Extremadura no estamos tan afectados como en otras regiones de España pero ya llevamos más de mil quinientos positivos y más de cien muertos en una población de sólo un millón de habitantes, algunos de ellos conocidos míos de la zona donde me desempeño. Ayer murió en Madrid un amigo estimado, al que vi por última vez hace pocas semanas, contándome con positivismo que estaba muy contento porque su cáncer estaba evolucionando bien y lo tenían bastante controlado. Pero llegó el virus y se lo llevó infamemente; el bicho no conoce de voluntades, buenas intenciones, esperanzas, amores, aprecios, razas o clases sociales.
Aquí en esta labor uno logra construirse una especie de escafandra de protección, se cubre con una dermis que te endurece la piel como la dermis de un saurio; una capa que te atempera los sentimientos, que te “hiela” el alma; todo ello para protegerte del dolor; pero cuando te enfrentas a casos individuales, personales, de gente cercana, esos esquemas se van al traste, esa muralla flaquea y se derrumba; y ese suceso te hiere, te rasga la piel y te rompe el corazón.
Te lo digo con toda sinceridad, no me siento ningún héroe, no soy ningún ser excepcional por estar haciendo lo que hago; creo que es mi deber seguir mi vocación y mi destino. Porque para eso me formé y para eso estoy aquí. Hago lo que debo y me obliga mi conciencia: servir a los demás a partir del conocimiento que he adquirido en los libros, la universidad y la vida; servir a los demás desde la buena fe; servir a los demás cumpliendo lealmente con mis obligaciones en el trabajo. No soy un héroe, te repito, sólo soy un médico, voluntarioso y amoroso, que quiere hacer lo mejor posible aquello para lo que se formó y aquello que mi padre me inculcó desde bien niño: el amor al conocimiento y el servicio a los demás. En estos días de tanto estrés pienso con frecuencia en él y en su labor humanitaria en Marquetalia, y eso me sirve de ejemplo y me da fuerzas para no desfallecer.
Aguantaré hasta donde pueda, a pesar de que la administración nos tiene algo abandonados y no nos tiene dotados hasta ahora de los mejores equipos y medios de protección individual. Haré lo que tenga que hacer lo mejor que pueda, y pondré mi granito de arena para que entre todos podamos superar esta grave crisis global que desde hacía tanto tiempo no sufría la humanidad. Ojalá de ella aprendamos, aunque somos tercos, torpes y desmemoriados, y al cabo del tiempo podamos vivir en un mundo mejor, más solidario y respetuoso con los demás y el planeta que nos ha tocado para vivir, morir y trascender.
Ahora mismo tengo una gran preocupación por Colombia, por ti y por vosotros, por mis amigos, por todos los que formáis esa gran familia mía que tanto aprecio, a pesar de la distancia, el tiempo y las circunstancias adversas. Cuidaos, por favor. Os quiero ajenos al bicho. Mantened el confinamiento y respetad las normas mínimas que las autoridades de salud ya os han marcado allá para evitar en lo posible el contagio y sus nefastas consecuencias.
Te quiero a ti y a los tuyos, desde siempre y por siempre. Quiero abrazaros sanos y salvos cuando vuelva a Colombia, que espero sea más pronto que tarde.

Antonio

Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.

PUBLICIDAD

Documento sin título

Para más información

Ver la edición impresa (en todos los puntos de venta de prensa y en estancos, gasolineras, kioscos y librerías)