Menú

Buscar

Editoriales, Carlos Lamas : EDITORIAL, CERRAR LA BOCA
el 24/9/2019 10:26:43 (52 Lecturas)

AQUELLA FRASE QUE USTED ME HA DICHO ALGUNA VEZ, DOCTORA: “ESTÁS MÁS GUAPO CALLADITO”, Y QUE YO CONOCÍ A POCO DE VENIR AQUÍ, SE HA ESTABLECIDO -SIN SERLO- COMO UNA VERDAD UNIVERSAL. ESTÁ MÁS QUE COMPROBADO QUE QUIENES ABREN POCO LA BOCA, NO SÓLO TIENEN LA POSIBILIDAD DE EQUIVOCARSE MENOS, SINO QUE ADEMÁS DAN EL PEGO DE SER SERES MÁS PENSANTES E INTERESANTES QUE LOS MÁS PARLANCHINES. PURA ESTRATEGIA. DICEN QUE HACE MUCHOS AÑOS SE ENCONTRARON EN EL HALL DE UN HOTEL EN YANKILANDIA, DOS ESTRELLAS DEL CINE, EL GRAN JOHN WAYNE Y EL PRINCIPIANTE -EN AQUEL ENTONCES- ACTOR BRITÁNICO, MICHAEL CAINE. CAINE, LUEGO DE TRIUNFAR EN UNA DE SUS PRIMERAS PELÍCULAS, ‘ALFIE’, HABÍA LOGRADO SU PRIMER PAPEL EN LOS UNAITES TEITES. POR CASUALIDAD SE VIERON EN AQUEL HOTEL, Y WAYNE, QUE HABÍA VISTO ‘ALFIE’, SE ACERCÓ A CAINE Y LE DIJO: “¿TÚ ERES EL DE ALFIE, NO? ME GUSTÓ MUCHO TU PAPEL. SEGURAMENTE LLEGARÁS A SER UNA ESTRELLA. PERO DÉJAME QUE TE DÉ UN CONSEJO: HABLA BAJO, HABLA DESPACIO Y NO DIGAS MUCHO. ASÍ LO LOGRARÁS”. EL GRAN VAQUERO SABÍA LO QUE DECÍA. DESDE HACE UN TIEMPO ÉSA ES LA ESTRATEGIA DE UNOS CUANTOS DE NUESTROS POLÍTICOS. SUS ASESORES LES HAN SEÑALADO QUE CUANTO MÁS HABLEN MÁS METERÁN LA PATA. QUE PARA ESO ESTÁN LOS MINISTROS Y PORTAVOCES, QUE PUEDEN DECIR UNAS CUANTAS BOBADAS SIN SUFRIR GRAVES PÉRDIDAS LOS PARTIDOS. LUEGO, ADEMÁS, LOS ARGUMENTOS DE LOS LÍDERES PARTIDARIOS SON TAN AMBIGUOS, EN GENERAL, QUE NADIE PUEDE SACAR LA MÁS MÍNIMA CONCLUSIÓN. ¿QUÉ HA DICHO?, ¿QUÉ HA QUERIDO DECIR? ¿POR QUÉ DICE LO QUE DICE? ¿POR QUÉ NO SE CALLA? SE PREGUNTAN UNA Y OTRA VEZ LOS TERTULIANOS, QUE ESOS SÍ QUE COBRAN POR PALABRAS


Otro claro ejemplo de verborragia es Trump. A todos sus defectos hay que sumarle la incontinencia verbal. Cuánto ganaría el del pelo dorado si cerrara más asiduamente el pico. Ojo, a lo mejor me equivoco y a los suyos les encanta su perorata; ¿ven? he hablado de más.
Sobre eso hablaron Macrón y Sánchez, cuando el primero invitó al segundo a la cena de la reunión del G-7 en Francia, y el Pedro ya se relamía no sólo por el menú, sino por seguir practicando su inglés. “Pero estate calladito”, dicen las malas lenguas que le dijo el french al spanish, y nuestro gozo en un pozo. Y lo mismo se tuvo que llevar los cubiertos de casa para le dineruá. Tomaron un menú ejecutivo, señalaron fuentes fiables, y las copas se las jugaron a los chinos. La reunión en sí de los mandatarios más importantes (según dicen) a nivel político, económico y militar, del mundo (rusos y chinos, que no estaban en la lista, se ríen entre bastidores), no tuvo comunicado final por decisión del anfitrión fransuá, quien abriendo el paraguas y sabiendo de la ambigüedad y nulidad de estos documentos (y de estas citas) lo eliminó de entrada. Durante las deliberaciones, estaban el Trump y el Boris british a sus cosas y con sus planes de futuro post brexit, la Merkel temblando, pobrecita, por los rincones, el francés songuiendó todó el gató, y a los otros es que ni los han enfocado. De todo lo que estaba mal antes de la reunión, no se arregló nada e incluso empeoraron un puñado de cosas. Mejor es que no se vean más, o que se manden wasapes, pá la próxima.
De todas formas en verano es difícil hacer nada que triunfe. Julio y agosto, por estos lares, deberían ser meses inhábiles en general. Cuando los políticos descansan, descansamos todos un poco. A quién se le ocurre, díganme si no, ‘mechar’ la carne por estas fechas. Eso no puede salir bien. La carne se come con un poco de sal y va que chuta. Pero como hoy en día no hay más que programas de chef y controversias con cualquier actividad humana, también las hay con lo que nos metemos pal cuerpo. Con esto de la llamada listeriosis ya tenemos el verano hecho. Y a más con que la bacteria haya caído en tierras andaluzas, donde vamos muchos a pasar calor. Los despropósitos se han ido sumando desde que se detectó la infección. Primero la ministra del ramo dijo haberse enterado por la prensa; que así está el estado de las autonomías con las transferencias otorgadas. No fue difícil encontrar el producto en mal estado -menos mal- porque varias personas enfermaron en los mismos sitios, comiendo el mismo plato; elemental Watson. Pero luego se tardó demasiado en quitar de la circulación la marca blanca. Los consejeros y concejales autonómicos aseguraron que los casos irían mermando cuando fueron aumentando; y no aumentaron más porque ya sabemos bien quién maneja esas cifras: ellos mismos. No sólo no remite la bacteria sino que está en expansión porque su incubación en el organismo suele perdurar en el tiempo y aprovechar alguna debilidad para manifestarse y hacer su pupita.
Así que los vegetarianos y veganos, han estado reivindicando su condición con el orgullo por las nubes, asegurando que esto a ellos no les pasa. Hasta que salió a la luz esa pobre niñita a la que sus padres alimentaron con una dieta vegana y casi la matan. La niña llegó a urgencias tan desnutrida que parecía de tres meses de vida cuando tenía ya un año y medio. Pero bueno, creen los médicos que podrá salvarse si cambian su dieta con más calorías y proteínas, aunque también suplementos vitaminados. Y si cambia de padres. En fin, que no sabemos lo que ingerimos, y menos de niños, que hay progenitores que no te dan ni a elegir “y cómete toda la verdurita”, dicen, poniendo cara de buenos.
Hay quienes creen que somos lo que comemos; otros señalan que lo que se come se cría; en la mesa no se juega, imponen los mayores, o en la mesa no se habla, decían los antiguos; y agregan aquellos, además, que donde tengas la olla no introduzcas la p..., pero esa es otra cuestión, creo.
Yo escogí, hace algunos años, Doctora, la dieta que llevo y los brebajes que absorbo. Así que, querida mía, si no le gusta lo que ve, no mire (como diría el gran John Wayne).
Buenas tardes.

Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.

PUBLICIDAD

Documento sin título

Para más información

Ver la edición impresa (en todos los puntos de venta de prensa y en estancos, gasolineras, kioscos y librerías)