Menú

Buscar

Editoriales, Carlos Lamas : EDITORIAL, MITOS Y PIROPOS
el 3/7/2018 19:42:45 (337 Lecturas)

HAN DICHO ALGUNOS DE LOS QUE HAN VIAJADO A RUSIA, DOCTORA, POR EL MUNDIAL, QUE ALLÍ EN LOS RESTAURANTES RUSOS NO SABEN CÓMO HACER UNA ENSALADILLA RUSA. QUE AL PARECER LA TAL NO ES RUSA, SINO DEL MEDITERRÁNEO, CON LA EXPLICACIÓN DE QUE LA LLAMARON ASÍ PORQUE ERA UNA ENSALADA QUE SE SERVÍA FRÍA -COMO CUALQUIER ENSALADA, BAH- POR EL FRÍO DE LAS ESTEPAS, Y CON MUCHA MAYONESA, SEMEJANDO LA NIEVE ¿CÓMO DICEN? ¿NIEVE AMARILLA? ¿NO SERÁ LA FIEBRE? A VECES TENGO LA SENSACIÓN QUE YA NADA ES LO QUE PARECE; Y, PEOR AÚN, YA NADA ES COMO HA SIDO SIEMPRE. LOS NUEVOS TIEMPOS ESTÁN OBSESIONADOS CON MOSTRAR SUS DIFERENCIAS CON EL PASADO. HACEN DECIR A SUS PORTAVOCES DE LA MODERNIDAD, QUE TODO TIEMPO PASADO FUE PEOR, CUANDO BIEN SABEMOS LOS QUE ALLÍ ESTUVIMOS -EN EL PASADO, COMO MARTY MCFLY- QUE NO SÓLO FUE MEJOR, SINO MÁS LÓGICO, MÁS FÁCIL, MÁS DIVERTIDO... HOY POR HOY ES TODO MUY RARO, ¿A QUE SÍ, DOC? BUENO, VALE, PERO LLAMARME ‘VIEJO’ NO VA A MEJORAR NADA NUESTRA RELACIÓN. ENTONCES, YA NO ME TOMO LA MEDICACIÓN, AHÍ TIENE, POR MODERNA. ESTO ES COMO EL CASO DE UN AMIGO, BORJA, QUE FUE A CHINA Y NO ENCONTRÓ A NADIE CAPAZ DE JUGAR A LOS CHINOS POR EL CAFÉ O LA CERVEZA. ESO, QUE LOS CHINOS NO SABEN JUGAR A LOS CHINOS, CON O SIN MONEDAS. CON LO QUE EL BORJA NO PAGO UNA COPA NUNCA; LES GANABA SIEMPRE. EL MUNDO ESTÁ CAMBIANDO DEMASIADO DEPRISA...

No me gusta dar la batalla por perdida, pero sé que los nostálgicos como yo tienen poco que aportar en estos tiempos. Nadie quiere escuchar -con cierta razón, a veces- lo que dicen quienes han pasado de la cincuentena de años, más otra tanta de meses, o más. Porque no nos acoplamos a las nuevas formas, en general. Algunos sí, no obstante, y allí van, sacándole partido a sus móviles y enfrascados en la pantallita, que da gusto (si no diera miedo y asco). Mi móvil no es tal cosa; lo tengo ahí, quietecillo en el estante. Me lo regalaron de la compañía, es el más chiquito, común y baratito de su especie, sin interné ni ná, y lo acepté para que me salieran más baratas las llamadas; y también porque si no lo hacía los de la operadora tenían licencia para ejecutarme en la plaza pública al amanecer.
Yo soy de aquellos tiempos en que si le decías algo bonito o gracioso, a una muchacha por la calle, sólo una de cada diez te miraba con cara de asesina. De las otras 9, siete seguían andando sin mirar atrás y dos -con un poco de suerte- sonreían. Y había que comprobar si detrás de esa sonrisa había algo más..., y no, en el 98% de los casos, no, más allá de la amabilidad y la gracia. Tengo que aclarar aquí que yo no he estado toda mi vida soltando piropos a diestra y siniestra. No. Eso fue, durante un pequeño periodo que me duró de los catorce a los treinta años, mes arriba, mes abajo. Luego jamás he vuelto a mentir a una mujer... También debo decir aquí, que siempre he sido amable en el requiebro o en el madrigal (son clases de piropos); aún ante el insulto hiriente de la enemiga momentánea y casual.
Pero no sé por qué cogí este caminito, en el editorial de hoy. Ah, sí, ahora lo recuerdo, es porque estoy harto de la política nacional y europea. Jartito. Como sigamos con estos mandatarios, en unos pocos años, a Europa no la va a reconocer ni la madre que la parió (que según la mitología griega, fue la reina Telefasa, de Tiro), porque ni siquiera los países se reconocen ya entre ellos. Hay más euroescépticos que euros. Europa, la de los ojos grandes -también según los griegos y su mitología- mira para otro lado ante cualquier problema comunitario.
Ya dije hace un tiempo cuando lo de Puigdemont, que, por ejemplo, lo de la 'euroorden', es el típico juego de palabras de las dos mentiras, porque como hemos visto, no se reconoce europea, ni es una orden; dos cuentos tales como lo del 'cielo azul' o lo del 'fútbol femenino'.
Lo estamos viendo, la decadencia no ya de Europa, que también, sino de la Unión Europea, que tiene más motivos para la separación que para continuar con este desastroso concubinato de hecho (no Doc, no la he mirado a usted para nada; no). No hay un solo acuerdo continental garantista de nada, y cada reunión por la razón o el tema que sea, no arriba (del verbo 'arribar') a ninguna conclusión clara y contundente. Es todo tan indeterminado, cínico, eufemístico, demagógico y vago, que los mandatarios no hacen más que decir cosas confusas y etéreas, al salir de cada reunión de dos, de tres o de treinta. Nada. Lo ha dicho ZP..., uy, no, perdón (fue un lapsus digital), Pedro Sánchez, quiero decir, al salir de su reunión con Ángela Merkel -aquella que se llevaba tan bien con Mariano, ay…, antes de lo de Puigdemont-. Dijo Sánchez que llegó a un acuerdo con la teutona para que vengan a Spain no sé cuántos inmigrantes. Pero lo malo no es que yo no sepa el cuántos, sino que no lo sabe ni él, según dijo. No sabe si son dos o dos millones, pero el acuerdo es claro..., o como sea; vale, ok. Saber inglés siempre es una ventaja en esto de los ‘acuerdos’ bilaterales.
Luego con cada nueva elección o moción de censura, te encuentras con que al mismo país europeo, al mismito, lo dirigen tipos que piensan totalmente distinto a los que estaban antes dirigiéndolo. Esto no hay quien lo digiera. Y los acuerdos tienen que arrojarse a la basura y hacer otros por quintuplicado pero firmarlos ya, que sino también irán al cesto. Y todas esas fotocopias las pagamos nosotros...
Y en Suiza -como en England- donde no quieren saber nada con Europa -salvo si eres europeo y abres una cuenta en un banco de allí-, le han dado la residencia por cinco años a esa muchacha catalana, Anna Gabriel, luego de su 'transformación', y la protegen de cualquier extradición, aunque no tenga empleo, ni perspectivas de uno, ni esté buscando. Pero qué clase de gente ha mandado todos estos años en Cataluña y pretenden seguir haciéndolo, ¿eh? ¿Y en Suiza?
Según los griegos, Zeus, el dios de todos los dioses a quien dio tres hijos, primero piropeó y acosó un poquito (antes se podía) y luego amó apasionada e incondicionalmente a Europa. Hoy sólo la quieren quienes pueden sacar algún provecho de ella. Y eso no es unión, no, es casi un mito moderno; de hoy, bah.
Buenas tardes.

Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.

Documento sin título


PUBLICIDAD

Documento sin título

Para más información

Ver la edición impresa (en todos los puntos de venta de prensa y en estancos, gasolineras, kioscos y librerías)