Menú

Login

Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese

Buscar

Editoriales, Carlos Lamas : CALENTAMIENTO ZOMBIE
el 1/8/2017 13:15:10 (158 Lecturas)

SUPONGO, DOCTORA, QUE TODAS ESTAS PELÍCULAS Y SERIES DE ZOMBIES QUE PUEBLAN LA CARTELERA TELEVISIVA, VIENEN DE ALGÚN GUIÓN O NOVELA SEMINAL, PERGEÑADA HACE ALGUNOS AÑOS POR ALGUIEN, EN UN VERANO COMO ÉSTE QUE ESTAMOS SOPORTANDO A DURAS PENAS. ASÍ QUE ES MUY PROBABLE QUE MURAMOS TODOS DERRETIDOS, PERO VOLVAMOS A RESUCITAR AL PUNTO (SEAMOS O NO CREYENTES), CON LA INOPINADA MISIÓN DE IR ANDANDO TODO EL DÍA POR AHÍ, A LO TONTO. UNO SIENTE QUE PASAR EL TAL ESTÍO ACTUAL SERÁ UNA AVENTURA, COMO LA DE ESOS VAQUEROS QUE CRUZABAN ARIZONA RUMBO A WYOMING ARREANDO (QUE ES GERUNDIO) A CIENTOS DE CABEZAS DE GANADO, DE LOS QUE LLEGABAN SANOS Y SALVOS AL FINAL DEL TRAYECTO EL 85% DE LAS RESES Y EL 55% DE LOS VAQUEROS. O SEA QUE, PREPÁRESE QUE EL INFIERNO YA ESTÁ AQUÍ. Y SI SUMAMOS EL CALENTAMIENTO GLOBAL AL CALENTAMIENTO DEL TELEDIARIO, APAGA Y VÁMONOS AL FRESCO. SI HASTA LOS PRESOS ESTÁN MEJOR QUE NOSOTROS Y A LA SOMBRA. ESTÁ CLARO QUE AL SÁHARA LO TENEMOS A UN PASO. ESTOY A MUY POCO DE SALIR CON TURBANTE A LA CALLE, QUE ALGO TIENE QUE REFRESCAR ESO LAS IDEAS. LAS AGUAS DE LOS EMBALSES VAN MERMANDO PREOCUPANTEMENTE, JUSTO CUANDO MÁS SED TENEMOS. O TAL VEZ SEA POR ESO MISMO, QUÉ CURIOSO, OIGA. SEA COMO FUERE, CAPRICHOSOS AL FIN, SIEMPRE QUEREMOS TENER LO QUE ESCASEA

Hay que tomar muchas precauciones, dicen las autoridades, con buen tino. Moverse poco o nada, comer poco o nada, salir poco o nada…, eso también, poco, como siempre. No caldearse, no cabrearse, no agitarse, desvestirse (salvo que haya visitas, o según), hidratarse, oxigenarse, cubrirse (individualmente), no mirar al sol, ni perseguirlo. Dicen los ecologistas que el ozono ‘malo’ (sí, hay de uno y de otro, como el colesterol; las dos caras de una misma moneda; el yin y el yang; lo que uno te da el otro te lo quita; y así podría seguir eternamente entre paréntesis, pero mejor salgamos de aquí) está atacando todo lo que es España, que ya es bastante –por ahora-; especialmente el sur, que también existe. Las olas de calor no saben que aquí en Extremadura no tenemos playa, así que en vez de romper contra las rocas, rompen contra nosotros, que no somos precisamente de piedra. Salvo la cara de algunos políticos.
En fin, dejemos el calor que no tiene remedio, y vayamos con la política…; bueno, no, quiero decir…, me refiero a que no hay nada que dé más calor que hablar de ‘la’ calor (me han dicho que pronto será aceptado por la academia), así que pensemos que hace frío; brrrrrr, qué frííííooo (no lo crean, si quieren, pero he dejado de sudar; ahora me tiembla todo el cuerpo del frío, pero sin sudar, eh). Tengo un amigo que dice que el calor y el frío son ‘psicológicos’, como el miedo o como el hambre; que sólo existen porque los sentimos, y que la mejor forma de combatirlos en no sintiéndolos. Un fenómeno el tío. Pero de tanto ‘no sentir’, le digo, te puedes morir. Y nadie lo sentirá ni un poco.
No debo fumar, lo sé, y menos en verano, que da más calor. Y ahí están por la calle los voluntarios de las asociaciones del cáncer –personas a las que admiro, respeto y hasta quiero, en algún caso- ofreciendo frutas por cigarrillos, nada más apropiado en verano. Aunque debo reconocer –no les digan nada a ellos, por favor- que comerme una fruta me da unas ganas locas de fumar. No sé por qué será; aunque sospecho que es por compensar, aquello de que haces una buena acción y luego te mueres por pecar. Te cuidas por lo que sea, un tiempo, y a la primera que puedas vas y te desmelenas. Es como comer cereales, que la gente lo hace muy concentrada, como si aparentemente les gustara, pero en realidad están pensando en defecar (casi digo ‘ir de vientre’).
Ahora para el verano todo el mundo tiene alguna dieta. “No hay como una buena dieta”, me dice una amiga –no ‘muy’ amiga, cuidao-. Y yo le interpreto: ‘no hay quien coma haciendo dieta’. Lo intentas, te hartas de frutas, cereales, legumbres y zanahorias –que no sé de qué familia son, ahora mismo, y no voy al google porque pierdo el hilo; ni iré después porque ya lo dejo así- y… (perdí el hilo)… (ah, sí), y te quedas con hambre; siempre tienes hambre haciendo dieta. Acabas con la huerta en tres días y sigues con hambre. Ahí hay algo que no funciona. Si fuéramos naturalmente veganos rumiaríamos o algo, digo yo. Tanta yerba.
Somos naturalmente cazadores y luego hay unos cuantos que son pescadores, y bueno, ya nos hemos acostumbrado a ellos y sus cosas, sus anzuelos y complementos de todo tipo con nombre inglés, igual que algunos peces que pescan. Pero me estoy yendo del tema. El ejemplo más claro lo tenemos en la política -tema que había empezado hace unos párrafos y luego dejé por falta de argumentos-. Me refiero a lo de ser carnívoros y la política. ¿Qué quiere decir esto? (hay que buscar algo para redondear y acabar, y no sé cómo salir de esta, vamos Carlos, arranca)… que está clara nuestra relación con la carne y nuestros políticos, porque ellos –como aquellos vaqueros de Arizona- nos ven simplemente como ‘ganado’. Y sólo les interesan cuántas cabezas tienen; es decir, cuántas les votan. Nos pastorean, nos marean, nos pasean, nos dan de comer lo suficiente para mantenernos vivos, y siempre tratan, al final, de llevarnos a su redil o cortijo. Y cuando llega el momento y ya no les importamos más, nos sacrifican. Y es así, exagerando sólo un poco al final. Como ellos.
(Otro día hablaremos de los ingleses y de las cosas que les pasan, por ser como han sido y serán. Otro día.)
Buenas tardes.

Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.

Documento sin título



PUBLICIDAD

Documento sin título

Para más información

Ver la edición impresa (en todos los puntos de venta de prensa y en estancos, gasolineras, kioscos y librerías)