Menú

Buscar

Guillermo Paniagua : CON RESPETO..., PERDONE
el 10/5/2016 21:44:00 (893 Lecturas)

CULTURA DEL PELOTAZO


SI ABRIMOS EL DICCIONARIO DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y BUSCAMOS LA PALABRA PELOTAZO, APRECIAREMOS QUE EXISTEN, DENTRO DE ESTA MISMA PALABRA, VARIAS DEFINICIONES DISTINTAS; UNAS METAFÓRICAS Y OTRA PROPIA. CON CUALQUIER DEFINICIÓN SOBRE PELOTAZO, LOS ESPAÑOLES PODEMOS SENTIRNOS, ANTE EL MUNDO ENTERO, MUY ORGULLOSOS...


Por un lado, pelotazo de pelota; nos sentimos orgullosos porque España ha sido campeona mundial y europea de fútbol; también somos campeones del lingotazo o pelotazo, referente a la bebida alcohólica, si nos fijamos en los botellones; y en tercer lugar, cómo no, muchos españoles tienen colgadas medallas de oro en distintas modalidades con referencia al pelotazo económico, o sea, del rápido y acelerado enriquecimiento a través de especulaciones, blanqueos de dinero, extorsiones, fraudes fiscales, cohechos, prevaricaciones, sobornos, malversaciones de fondos y un largo etcétera de robos de guante blanco que, teñidos, con el paso de los años, de mierda, la Guardia Civil y los juzgados de guardia están dando cuenta de la basura que hay siguiendo el rastro del olor. Todo ello llega a constituir en España ‘La Cultura del Pelotazo’.
La Cultura del Pelotazo es la que se puede llamar Marca España, que fue inaugurada, a finales de los años 80, por el entonces ministro de economía de España don Carlos Solchaga. Él estuvo limpio, pero dio permisividad para la corruptela. Solchaga dijo, en el año 1988: "Este es el país [España] donde se puede ganar más dinero a corto plazo de toda Europa y quizá uno de los países donde se puede ganar más dinero del mundo". ¡Qué profeta fue en su tierra! Y a partir de entonces, algunos políticos, empresarios, economistas, abogados, banqueros, etc. han hecho suyas las palabras del señor Solchaga, y comenzaron a hacerse ricos, mientras España y los españoles de a pie se hacían cada vez más pobres. El primer "tonto" que dio el pistoletazo de salida fue Mario Conde, hasta que, en el año 1993, el Banco de España se dio cuenta del saqueo de Banesto, y Mario pasó del pelotazo a la cárcel, con la intervención de Luis Ángel Rojo, gobernador del Banco de España. Decían de Mario Conde que era muy inteligente, pero... ¡qué va!, ahora, otra vez en la cárcel. ¡Será tonto!
En esta semana, hemos podido ver que la Cultura del Pelotazo no ha menguado en España, sino todo el contrario, ha aumentado. Hemos podido observar que la ambición y las actitudes mafiosas y facciosas de muchos personajes continúan manteniéndose latentes en España. Las especulaciones, blanqueos, fraudes fiscales, etc., no han cesado. Muchos se levantan temprano con el ansia del poder del dinero, sin respeto al que trabaja honradamente. Afortunadamente, algunos de estos que se enriquecen con facilidad son considerados ladrones y pasados por la piedra de los juzgados y de las cárceles. He oído decir muchas veces que con el trabajo nadie se convierte en millonario. Y es verdad. Los que trabajan pueden disfrutar de más o menos comodidades, mas no son millonarios. Pero sí los especialistas en el pelotazo, aunque ahora muchos del pelotazo se han inventado lo de la herencia paterna para justificar sus milloncejos de euros.
En esta última semana, por poner un ejemplo, hemos visto desfilar por los juzgados y por el banquillo del deshonor a Conde (el doctor Honoris Causa por la Universidad Complutense de Madrid, con la discreta simpatía de don Alfonso Guerra, entonces vicepresidente del gobierno), al exministro Soria, al alcalde de Granada y a los jefes del Sindicato Manos Limpias. Y todavía no ha terminado la semana, ¿verdad, señora Barberá?
La Cultura del Pelotazo, con todas sus ramificaciones, ha continuado y continuará. Está llegando a tal grado de consideración que el Pelotazo se ve como algo normal. Como siga así esta cultura puede ser favorecida como una profesión "universitaria" indecente, que, al fin y al cabo, será una profesión bien sobrellevada en España. Pronto, para ejercer la profesión de Cultura del Pelotazo, se necesitará un título universitario, y para ello se creará una facultad de Ciencias del Pelotazo. Basta que políticos de cualquier género, empresarios desvergonzados, banqueros mangantes, etc., todos ellos degenerados, se lo propongan, para que España pueda sentirse orgullosa de una nueva carrera universitaria: Cultura del Pelotazo.
Y si a carrera universitaria fuera elevada la Cultura del Pelotazo, no estaría de más que ese campus fuese rodeado de alambres de espinos y altas tapias de cemento, para que ninguno escapase y todo ese saber lo aprovecharan entre ellos.
¡Qué grande es España!
¡Viva Marca España!, generadora de miseria económica y humana y enriquecedora de innumerables sinvergüenzas, gritarán los corruptos sin escrúpulos de la Cultura del Pelotazo.

Don Benito, 21 de abril de 2016

Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.

PUBLICIDAD

Documento sin título

Para más información

Ver la edición impresa (en todos los puntos de venta de prensa y en estancos, gasolineras, kioscos y librerías)