Menú

Buscar

Jesús Gómez Romero : OTRAS NOTICIAS, SOBRE LOS CAMPOS DE GOLF
el 24/4/2012 11:28:46 (2091 Lecturas)

Los Campos de Golf están acudiendo a la administración para mantenerse

Los promotores de viviendas no las venden y por lo tanto no los pueden mantener. El boom urbanístico ha dejado 417 campos de golf adosados a miles de viviendas de lujo que no se venden. Según datos de la Federación Española de Golf.
Estas infraestructuras son insostenibles por su coste ambiental, su elevado consumo de agua (1.500.000 litros de agua al día) y por su ocupación del territorio. El consumo de agua en un campo de golf es similar al de una población de 150.000 personas y la ocupación del territorio de estos campos suele ser de 50 hectáreas. Y los abonos y pesticidas empleados contaminan los acuíferos. Los promotores quieren una jugada perfecta, como siempre, y comienzan a pedir a los ayuntamientos que se encarguen de esta industria. Pretenden socializar pérdidas de un negocio privado. Así cualquiera.
El consumo de agua para este deporte insostenible es importante, pues mientras la administración pedía a los ciudadanos cerrar el grifo, por la escasez de este bien necesario para la vida, se permitía la construcción de campos de golf sin control, solo por el hecho de que iban en urbanizaciones de lujo. Por otra parte, el riego de los campos de golf, en teoría, debe ser con agua depurada, pero eso no se ha cumplido. En el caso del campo de El Encin (Madrid) se riega directamente con agua que se extrae de pozos. En otros casos suele mezclase al 50% con agua potable. Y para más escándalo, la mayoría de las urbanizaciones con campos de golf no tienen depuradoras y son los ayuntamientos quienes reciclan y trasladan agua depurada para que se puedan vender dichas viviendas.
El Golf es un deporte que practica el 0,67 % de la población. En el estado Español están federadas unas 350.000 personas, de las cuales la mayoría son turistas que vienen a jugar aprovechando el buen tiempo.
Para poder jugar al golf es necesario estar federado y pagar unas cuotas altísimas. Por ejemplo, para ser socio del campo de golf de la Moraleja, urbanización de lujo próxima a Madrid, había que pagar 6.000 euros hasta finales de los 90. Ahora está por los 75.000 euros al año.
Este deporte se dirige principalmente a quienes se definen como "jugadores de alto nivel adquisitivo a los que les gusta viajar por todo el mundo para descubrir nuevos campos de golf", según un informe realizado por Francisco Aymerich, gestor de este deporte. Estos turistas generan cuatro veces más ingresos que un turista normal y el doble que un golfista español. España es el primer destino de los golfistas europeos que provienen de Alemania, Inglaterra y Noruega.
A nivel mundial EEUU es el primero y España el segundo. Pero con la crisis esto se está viniendo abajo a pesar de los mensajes que las empresas del golf se empeñan en justificar que este negocio es una industria y genera riqueza y desarrollo. Este mensaje ha calado en la Junta de Andalucía, para lo que ha aprobado un decreto que potencia los campos de golf considerándolos ya un bien de interés turístico.
Villanueva de la Serena tiene su campo del golf. Sí señores, aquí en este pueblo moderno que está construyendo Gallardo tenemos un campo de golf. Dudamos que se vaya a utilizar algún día. Pero veamos: está situado por detrás de la ermita de la Aurora y para su acceso hay que recorrer unos kilómetros en caminos de piedra y mucho barro en el invierno. O sea, el acceso a este campo es una odisea. Pero eso sí, le han adornado con un centro medio ambiental. Así le renombran: "Quinto Coto se llena de medio ambiente y ocio", y lleva el nombre del botánico y farmacéutico de Villanueva Don José Luis Pérez Chiscano. Diario HOY de fecha 11 de marzo de 2012.
Para más información en general de los campos de golf acudir al informe: "al golfista le aburre jugar en el mismo campo"

Continuará...

Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.

PUBLICIDAD

Documento sin título

Para más información

Ver la edición impresa (en todos los puntos de venta de prensa y en estancos, gasolineras, kioscos y librerías)