Menú

Buscar

Tomás Chiscano : HABLANDO CON JACINTO, EN LA CAMPAÑA
el 17/5/2011 23:46:31 (1807 Lecturas)

¡Cuánto tiempo hacía que no veía a mi amigo Jacinto! Unas veces por su culpa y otras por la mía, el caso es que llevamos unos cuantos meses en los que no nos hemos encontrado. Pero mira por donde, esta mañana, al salir a correos, me encuentro con su persona en "Las Pasaeras", hablando con unos amigos

- ¡Hombre, Jacinto, ya era hora de que nos viésemos! Hay veces que pensaba que no querías verme, que me huías. En fin, ¿dónde te has metido?
- ¿Dónde coño te has metido tú? Yo siempre he estado en nuestro pueblo, de un lado para otro, pero tú, según me han dicho, has tenido mucho ajetreo en estos meses: que si Madrid, que si el País Vasco, que si Cáceres…, vamos, que no has parado ni un momento. Claro, la gente importante, ya se sabe...
- ¡Déjate de tonterías, que no está el horno para bollos! Sí, efectivamente, he estado muy atareado, pero eso no quita para que tú, como otras veces, te podrías haber hecho más visible, que parecías un desaparecido. Me conoces de sobra y sabes que yo no me escondo de nada ni de nadie, así es que no me vengas con monsergas. ¿Sabes una cosa? Tengo la sensación de que los momentos que estamos viviendo, en plena campaña electoral, te están afectando de manera peligrosa. ¡Tranquilízate, hombre, que todo tiene arreglo en esta vida! Anda, dime, ¿qué es lo que te preocupa?
- A mí no me preocupa nada. Lo que pasa es que me pongo de mala leche cuando leo o escucho algunos comentarios de algunos de los que intentan gobernarnos en los próximos cuatro años. Hay que tener una cara muy dura, para criticar aquellas cosas que tú ya has cometido y que tú has enseñado a los que las cometen ahora. Lo que más me cabrea es que me tomen por tonto. ¿Quién llevaba el control de los "apedreadores", "apuntaoras" y "revolteadores/as" de CDs, discos y otros utensilios que se utilizan en las emisoras? ¿Con qué autoridad moral, un ladrón, -por poner un ejemplo-, puede criticar a otro ladrón por llevarse unos milloncejos que no le corresponden, porque pertenecen al pueblo? La cosa está muy clara: si tú, querido amigo, cuando mandabas (sí, ya sé que tú no has mandado nunca, pero es por poner un ejemplo; es un "poné", como decimos en nuestro pueblo. ¡Ay, si tú hubieras mandado, otro gallo nos habría cantado!), sólo veías la afiliación política del solicitante de empleo, negando el derecho que todo ciudadano tiene a conseguir un trabajo; si tú sólo atendías a los "tuyos", ¿cómo puedes tener tanta cara para denunciar a quien hace las mismas cosas que tú hiciste, siendo, además, su "maestro"? Por otro lado, si tú llevas gobernando no sé cuánto tiempo (sí, que ya sé que tú no mandas, pero tengo que dirigirme a ti como si fueras el protagonista, como si fueras el que mandara) despilfarrando millones en obras innecesarias, sin importarte para nada el paro y la situación de TODOS los ciudadanos, ¿cómo coño me vas a pedir el voto? ¿Es que podemos creer que vas a cambiar de la noche a la mañana? Y es que, querido amigo, hay cosas mucho más importantes que las comilonas, que las verbenas, que las juergas, que las "conferencias" saturadas de "cariños", que las "ayudas" para "aprender" cómo se manda un voto por correo, que las merendolas en plazas, donde únicamente se pretende engañar, coaccionar y embobar a las personas mayores, lo cual dada la edad que tienen, es una tarea muy fácil de conseguir. Y una de esas cosas importantes es la falta de aparcamientos, la falta de facilidades para entrar en el pueblo y la falta de ayuda al comercio tradicional, comercio que ha sido liquidado en beneficio de esos polígonos y grandes superficies, que dejan muy poco en el pueblo, lo quieran o no lo quieran reconocer aquellos que están chupando del bote de todos los ciudadanos. Como importantes son esas calles arregladas y vueltas a arreglar, con un coste extraordinario, con un despilfarro impresionante, sin que nadie dé la cara, sin que nadie explique el porqué, sin que nadie diga cuánto cobra, de verdad, todos los meses. Y cuando digo lo que cobra, no me estoy refiriendo a lo que gana, porque, en muchos casos, y de esos están llenos, todos los días, los medios de comunicación (algunos medios), lo que se gana es lo que dice la nómina, pero lo que se cobra puede ser otra cosa muy distinta. Y si no, que se lo pregunten a...
- ¡Tranquilízate, amigo Jacinto, que te va a dar algún "ajunque" o, como decimos en nuestro pueblo, algún "jamacuco"! Vamos a ver, no todo el mundo es así; también hay gente honrada, honesta y buena, que lo único que quieren es ayudar a la gente del pueblo y poder hacer que todo sea más democrático y menos dictatorial Ten un poco de paciencia, hombre, que todas las perspectivas no son iguales.
- ¡Claro que no son iguales! No hay más que ver el trato que da la prensa, tanto local como regional, a esos partidos humildes, sin ningún tipo de ayudas. No hay más que ver quiénes ocupan todas las calles con sus pancartas y elementos propagandísticos, cosa que sólo está al alcance de los poderosos, de los ricos, de los millonarios, porque ese derroche vale un pastón. Pero el derroche no es sólo en los gastos de campaña, sino que han sido durante todos esos años que han estado en el poder. ¿Para qué quieren a tantos "asesores" y "asesoras"? ¿Para qué necesitan a tantos secretarios particulares y a tantos "correveidiles", habiendo las necesidades que hay en mucha gente del pueblo? ¡Y encima presumen de ser de izquierdas, presumen de proletariado y de obrerismo! ¡Cuánta mentira, cuántas trolas, cuento engaño, cuánto embuste y cuánta falsedad! ¡Me voy a cagar en la leche que mamó un pepino! ¡Si yo pudiera ….!
- ¡Jacinto, hombre, serénate! Mira, eso de los secretarios y asesores es una cosa normal; la gente que manda tiene la necesidad de tener a gente de confianza a su alcance, porque creen que están en continuo peligro.
- ¡Déjate de monsergas y de tonterías! En todos los ayuntamientos existen funcionarios capacitados para llevar a cabo todas esas tareas. ¿No hay un secretario general? ¿No hay arquitectos y peritos? ¿No hay un interventor? Todos son de carrera y todos están suficientemente preparados para aconsejar y asesorar a cualquier alcalde, sin que éste tenga la necesidad de contratar a particulares. Mira, los funcionarios de verdad, esos que llevan muchos años en sus trabajos, son lo suficientemente eficaces y eficientes como para solucionar cualquier clase de problema que se presente. Lo que hay que hacer es contar con ellos y darles la suficiente importancia en su trabajo. Los que sobran son los enchufados, los protegidos, los recomendados y los privilegiados, vamos, esos que son llamados "los de la cuerda". Pero esto está a punto de acabarse, y cuando se termine el chupete que viene de arriba, porque se han venido abajo, veremos qué es lo que pasa entonces. ¡Me cago en...!
- ¡Cállate ya, que eres un demonio! Y ustedes, queridos amigos y amigas, no le hagan caso, porque Jacinto, ya lo saben ustedes, es tan irreal como la vida misma.

Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.

PUBLICIDAD

Documento sin título

Para más información

Ver la edición impresa (en todos los puntos de venta de prensa y en estancos, gasolineras, kioscos y librerías)