Menú

Buscar

Anto Mar : MÚSICA PARA MINORÍAS, THE VELVET UNDERGROUND & NICO Vs. Pop Art (I)
el 17/5/2011 23:40:00 (1902 Lecturas)

THE VELVET UNDERGROUND & NICO Vs. Pop Art (I) ¡¡Coleccionable!!
'The Velvet Underground & Nico'
1967; VERVE


En su edición especial correspondiente al Número 200, coincidiendo casual y causalmente con el mes de Octubre de 2002, la redacción al completo de la revista barcelonesa Rockdelux se volcó en sacar un ejemplar de doscientas páginas que sentara cátedra y que aglutinara un compendio de cultura ecléctica, no sólo de carácter musical, en el que tuviera cabida lo más destacable del Cine y la Literatura de carácter más o menos alternativo de los últimos veinticinco años del Siglo XX. El resultado: un manual de referencia al que este redactor-escritor no deja de hojear, ojear y releer...


En tan magnánimo y soberbio número, Rockdelux se atrevió a elaborar una lista con sus 200 lp's imprescindibles de la pasada centuria; el puesto number one estaba reservado para The Velvet Underground & Nico...
De título homónimo -o, si se prefiere, carente de título-, 'The Velvet Underground & Nico' debe considerarse, con todo el Derecho de la Justicia Poética, el disco de debut más importante de Todos Los Tiempos, y esto, dicho así, puede parecer que es mucho decir...
En la breve pero intensa singladura que fue de 1965 a 1970, este proyecto artístico de índole casi privada, sustentado y promovido por el mecenazgo del duende multi-creador Andy Warhol, hizo gala de una actitud independiente y de una personalidad propia inusitadas, con la pretensión de trascender más allá del caldo de cultivo que lo había visto emerger; una formación de músicos que en realidad no lo eran, sin prejuicios ni temores para experimentar con nuevas formas de hacer música rock, arriesgándose así, por activa y por pasiva, a ser relegados a una escena marginal cuya etiqueta -la que les colgaron- no pudieron quitarse jamás. Lo que menos importaba era el fracaso comercial, y lo que los críticos y el gran público, el mainstream, pudieran opinar de ellos. Su frontal puesta en escena de outsiders, comandada por la figura del escéptico Lou Reed, les convertiría pronto en banda de culto que supo reflejar con su arte sonoro el realismo sucio que suponía la pérdida de la ingenuidad a mediados de una década en la que el efecto de la Contracultura Hippy no iba demasiado con ellos; las consignas hippies surgidas en la Costa Oeste no les causaron mucho efecto allá en su New York natal.
Como era de presagiar, venderían pocos discos iniciales; sin embargo, muchos de los jóvenes que pillarían sus obras a lo largo de la década de los 70 fueron quienes les reivindicaran posteriormente y acabaran formando bandas muy a tener en cuenta: Roxy Music, New York Dolls, Patti Smith, Talking Heads, Television, R.E.M., Sonic Youth, The Jesus & Mary Chain... Es decir, no sólo fueron entendidos en su país de origen, sino también en el otro lado del charco, en el continente europeo; su filosofía puede detectarse tanto en el post-punk británico de los 80 como en el Indie de nuestro país surgido en los 90.
¿El secreto...? Por un lado, la ambición literaria de su frontman guitarrista y principal compositor de letras. Lou Reed quería escribir sobre temas que ni el Rock ni el Hippismo trataban, lo que le llevó a alcanzar, a reproducir, un personalísimo estilo, de sorprendente calidad melódica, nunca visto ni oído en ninguno de los géneros tradicionales de la Música Norteamericana. Quizás hubiera que remontarse a la negrura interpretativa de los cantantes de Blues o de Country de primeros del siglo anterior, estilos, sin duda, que eran los pilares de la Historia de la Canción en los USA. Actualmente, es de largo sabido que entre sus pretensiones artísticas Lou Reed quería "traer la sensibilidad de la novela a la música rock" para sólo así, tal vez, poder escribir "la Gran Novela Americana" en un disco. Su voz de timbre fino pero de profundo poso, de poderoso calado, con su particular acento de intelectual neoyorquino, era un gran recurso en el que apoyarse para narrar sus siniestras historietas...
Por otro lado, volviendo a la Velvet , el galés John Cale, maestro de la disonancia, aportando su experiencia con La Monte Young en Dream Syndicate e incorporando su idea de que todos los acordes básicos podían ser musicados juntos, aventuró así las propuestas más avanzadas del grupo, factor al que se sumó lo corrosivo del volumen y el uso provocativo que de él hicieron. Sin duda alguna, los discos que se llevó a La Gran Manzana originarios de la Gran Bretaña donde el Mod ya había dejado huella, tuvieron mucho que ver en el proceso de creación sonora de The Velvet Underground. Sterling Morrison, virtuoso guitarrista rítmico, con quien había coincidido Lou Reed en la Universidad de Syracuse, aportó su devoción por el rhythm'n'blues. Mientras que Maureen Tucker, sustituyendo en la batería al fugaz Angus MacLise desde el primer concierto de cobro del grupo (75 dólares; 11 de Noviembre de 1965 en el instituto de Summit, New Jersey), definió el armazón del sonido de la banda, haciendo sonar la percusión con un golpear simple y básico, monótono, influenciado por los percusionistas africanos...
Hasta aquí en lo que a la formación principal y autodidacta de la banda se refiere, con los sueños de grandeza y principios inquebrantables que la mantendrían en pie, propios de unos adultos que, aunque habían dejado de ser adolescentes hacía ya algún tiempo, sabían que se traían algo único entre manos... Un proyecto utópico que se haría posible sólo gracias a Warhol, sí; pero que también se derruiría por él, por las imposiciones de su artificial e industrial factoría creativa, por lo que él entendía como 'Pop Art'.

(Continuará...).

Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.

PUBLICIDAD

Documento sin título

Para más información

Ver la edición impresa (en todos los puntos de venta de prensa y en estancos, gasolineras, kioscos y librerías)