Menú

Buscar

Manuel García Centeno : SERÉ BREVE, RISAS Y TAMBIÉN SUSURROS
el 3/5/2011 11:09:06 (1531 Lecturas)

Giró la llave. Y risas burlonas, risas, risas... Me levanté del sillón y aligeré mis pasos hacia la alcoba. Me tumbé bajo la cama. Escuchaba: Risas nerviosas... y dijo él: “vamos a la cama”

Pasaron a la alcoba. Ella en el lado izquierdo, justo encima de mÍ. Chirrió el somier y bajó hasta mi cabeza. Me retiré: caían ordenadas sus ropas. Camisa, falda, medias, sostén y por último la braga negra. El somier cedió en el centro y escuché: “abre las piernas, cariño”.
Y como mar en calma, el somier fue lentamente bajando y subiendo. Jadeos. Susurros...
“No te preocupes dejámelo dentro; tengo el DIU”. Dijo ella con voz melosa y entregada. Se detuvieron. Escuchaba sus besos. Creo que besaba sus senos. Ella gemía, dulcemente, gemía. “Ponte a cuatro patas”, sugirió él y élla debió levantarse; escuché el sonido de las sábanas.
El cabecero daba en la pared y sonaba: Clo, clo, ya acelerado, y ella lanzó un gemido alto y prolongado. Se detuvieron. “Ponte tú encima”, dijo él de nuevo y el somier se hundía. Yo acariciaba mi pistola. Lloraba y la acariciaba, al fin la cogía con las manos en la masa. No tenía escapatoria. Ella daba grititos de placer: ¡ay!, ¡ay!, así repetido, y un gemido prolongado... y seguían.
Yo lloraba y deseaba que acabaran, que no gozaran tanto. Yo estaba debajo. Los iba a dejar tiesos a tiros. Primero a ella. Un tiro entre las piernas. Gimieron los dos. Cesó el aullido metálico del somier. Salí. Me levanté. Él aún estaba encima de mi mujer. Lo empujé violentamente. Y ella gritó: “¿Qué vas a hacer? Soy tu hermana... Tu mujer me dejó la llave del chalet...”.

Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.

PUBLICIDAD

Documento sin título

Para más información

Ver la edición impresa (en todos los puntos de venta de prensa y en estancos, gasolineras, kioscos y librerías)