Menú

Buscar

José Larrey : NTA TU ALDEA , INTERRUPCIÓN
el 9/11/2010 10:56:12 (1317 Lecturas)

UNA PAREJA AMIGA ACABA DE ENTERRAR UN PEQUEÑO ATAÚD BAÑADO EN LÁGRIMAS. UNA NIÑA DE UN DÍA DE EXISTENCIA NO PUDO SUPERAR EL PROBLEMA QUE CON ELLA TRAÍA AL NACER Y PESE A LOS AUXILIOS QUE RECIBIÓ NO PUDO SOBREVIVIR. Y HE AQUÍ QUE SIN TÁCITO ACUERDO, AL SEPELIO ACUDIÓ TODA LA JUVENTUD DE LA ALDEA Y MUCHÍSIMA GENTE MAYOR

Los curas no suelen hacer estadísticas, pero sí a ojeo miden muy bien la asistencia a los actos religiosos, y los allí presentes pasaban del ochenta por ciento de los habitantes del lugar.
Evidentemente si aquella masa hubiera votado a favor o en contra del aborto, el NO sería apoteósico. ¿Acaso la sensibilidad humana no se manifiesta igual en los dos casos, el de la niña que muere al nacer y conmueve a toda una población y el del niño que es eliminado físicamente y queda reducido a un suceso vulgar dentro de la permisividad de la vida moderna y las leyes progresistas?
La niña María se fue de la vida sin enterarse de la villanía de algunos seres que se dicen humanos, pero también sin gozar del amor de una multitud de gente buena que se conmueve ante sucesos como el suyo, sin tener en él arte ni parte.
María tiene dos hermanas que les aliviarán a sus padres la amargura de este día en el que se perdió en el éter su alma pequeñita, aunque nunca podrán superar el recuerdo de aquél ser qiue antes de nacer ya era amado y comentado con sus otras hijas que probablemente jugaban con ella en sus sueños.
La niña, al menos, tuvo la oportunidad de nacer y ser amada no sólo por sus familiares, sino por todo un pueblo. Más bien habría que llorar a aquellos niños a los que se les niega la vida.

Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.

PUBLICIDAD

Documento sin título

Para más información

Ver la edición impresa (en todos los puntos de venta de prensa y en estancos, gasolineras, kioscos y librerías)