Menú

Buscar

Pedro Rodríguez Bermejo : INTERZONE Zona*de*cine, Irremisible degradación de la saga
el 28/9/2010 11:10:28 (1766 Lecturas)

“RESIDENT EVIL: ULTRATUMBA 3D” (* 1 estrella)
DIRECTOR: PAUL W. S. ANDERSON
INTÉRPRETES: MILLA JOVOVICH, ALI LARTER,WENTWORTH MILLER, SIENNA GUILLORY, SERGIO PERIS MENCHETA
GÉNERO: terror / EE.UU. / 2.010
DURACIÓN: 97 MINUTOS
SALA DE EXHIBICIÓN: CINES VICTORIA (Don Benito)


Tras ejercer como director en la primera entrega y como productor y guionista de las otras películas de la saga, Paul W. S. Anderson retoma la función de director en un film que parece servir de puente para poner en marcha una nueva trilogía y seguir exprimiendo la gallina de los huevos de oro. Así, RESIDENT EVIL: ULTRATUMBA se apunta a la moda 3D para sacar un dinerillo extra al respetable, pergeñando una trama que comienza donde lo dejó la primera: cuatro años después del brote inicial del virus T, Alice (Milla Jovovich) continúa su viaje en busca de supervivientes en un mundo arrasado por el terrible virus que transforma a sus víctimas en zombies. Prosigue también su lucha contra la poderosa Corporación Umbrella, los responsables de crear y expandir el agente infeccioso por todo el planeta. Tras meses sin encontrar rastro de vida humana, Alice se topa con una vieja amiga, Claire Redfield (Ali Larter), que ha perdido la memoria. De camino hacia un refugio seguro, encontrarán a más supervivientes hasta alcanzar su ansiado destino, un lugar sin infección: la misteriosa Arcadia.
Insisto, en su empeño por explotar el filón (recordemos que el film original recaudó tres veces más de lo que costó), al abrupto Paul W. S. Anderson poco le importa la degradación de la saga y su irremediable desprestigio entre los millones de fans del vídeo-juego creado por Shinji Mikami para la compañía Capcom en 1996, se limita a engendrar un guión falto de ideas que consiste en ir de A a B y de B a C cargándose a todos los enemigos que se cruzan en el camino de la hierática y correosa Alice (una Milla Jovovich esposa del director y más delgada que nunca), subliminada así como un icono del cine moderno de acción. Pero el caso es que el artefacto comienza de forma prometedora, con unos títulos de crédito molones que sacan todo el partido al formato tridimensional: una cámara hiperlenta en medio de la lluvia que cae en plano cenital sobre el centro de un Tokio cubierto de paraguas. Un espejismo, porque de nuevo el concepto estereoscópico (mucho ruido y pocas nueces), con una sensación de profundidad más o menos conseguida, finalmente servirá para lanzar objetos a la platea (hachas, sangre, gafas de sol) con la intención de que el efecto sea realmente eficaz e impactante.
Con la clara influencia de la magnífica 28 días después (la búsqueda de un lugar a salvo de zombies se convierte en el eje central de la acción) y de la no menos excelente Matrix (imposible calcular el daño que este espléndido film le ha hecho al género: los múltiples clones de Alice, el impecable traje y las gafas de sol oscuras del villano Albert Wesker, el abuso del slow-motion o ralentí y del bullet-time, los saltos, piruetas y demás imposibilidades físicas), un concepto visual algo desfasado que puede encandilar al espectador menos avispado con secuencias técnicamente tan elaboradas como vacías y repetitivas (el accidentado y vertiginoso aterrizaje de la avioneta en la terraza de un edificio a punto de caer en medio de un ejército de zombies rabiosos).
Queda apuntado, un libreto plano e incongruente hace que nos importe un pimiento el destino de unos personajes desdibujados y sin el menor interés debido a la falta de emotividad y dramatismo. En fin, ya sabemos que nuestros protagonistas seguirán sorteando todos los peligros en las entregas venideras, del mismo modo podemos hacernos una idea del tipo de engendro chusco que nos presentarán estos tíos.

Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.

PUBLICIDAD

Documento sin título

Para más información

Ver la edición impresa (en todos los puntos de venta de prensa y en estancos, gasolineras, kioscos y librerías)