Menú

Buscar

José Larrey : Pinta tu aldea, EL COLOR DEL OTOÑO
el 27/10/2009 11:03:53 (1559 Lecturas)

El otoño en la aldea tiene un color especial.
Todavía hermosea en la vega el verde de algunos árboles mientras las cogollas de otros se van tornando amarillentas y ocres soltando reflejos de oro por efecto de los rayos del sol que las ilumina y el vientecillo que las mueve agitándolas. Pero a no tardar, los ocres se tornarán en grises, cuando las primeras lluvias inicien su ciclo fecundador de las tierras de siembra y pongan los espacios saturados de pardo.

No tiene buena prensa el otoño, sin embargo es una estación virtuosa, en ella vuelve, dejando atrás el ocioso verano, la laboriosidad; las gentes retoman su trabajo, los niños retornan al colegio a encontrarse con el saber, la naturaleza inicia el nuevo ciclo de la siembra inseminando los campos. El otoño trae austeridad, actividad laboral y recogimiento casero.
Mas cuando en otoño, el tiempo entra en lluvias abundantes hay que ceder paso a los elementos mientras barajamos las cartas al calor de la camilla y miramos correr los días por los cristales de la ventana hasta que un "basta" a la lluvia permita seguir la marcha natural de los días, para culminar con el regalo de los dioses antiguos que nos da la naturaleza al convertir la dorada uva en vino allá por los últimos días de noviembre, y éste será, el que, a lo largo de todo el año proporcione la felicidad más que ningún otro suceso a la gente de la aldea.
Bienvenido sea pues nuestro amigo el templado otoño, tomemos sus bondades, y aguantemos hasta dejar atrás las pisadas de barro que nos llevarán a encontrarnos con una nueva primavera.

Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.

PUBLICIDAD

Documento sin título

Para más información

Ver la edición impresa (en todos los puntos de venta de prensa y en estancos, gasolineras, kioscos y librerías)