Menú

Buscar

Lorenzo Medel Romero : AIRE Y SOL DE LA CAMPIÑA SUR Cosas de mi tierra
el 20/10/2009 11:01:08 (1716 Lecturas)

(A José Santiago Sánchez, vecino de esta calle)

Hoy el aire me trae un festón de recuerdos de esa tierra mía. Tierra de mi nacencia, donde el sol sale recordándome que él un día alumbró mis primeros pasos. Este sol y este aire del sur, siempre el sur y la Campiña me acompañan.

En el momento de redactar estas breves líneas sólo hace algunos días que regresé de LA VILLA DE LA TORRE HERMOSA, y es de allí de donde siempre suelo traerme un haz de revividos recuerdos que fueron surgiendo en agradables conversaciones en noches estrelladas bajo el azulado cielo de Extremadura, donde uno no se cansa de tomar el fresco en la puerta de algunos de mis vecinos a los que les falta tiempo para ofrecerte una silla y enhebrar la aguja de la conversación.

Es con ellos con los que suelo hablar de cosas que se perdieron sin encontrarles un motivo aparente y concreto. Cada uno expone su punto de vista a la nostalgia del comentario. Yo puedo explicar algunas de las cosas comentadas, ya que tuve la gran suerte de nacer en dos calles, porque la casa de mi nacimiento que era de mi abuelo Tomás, hace esquina a la calle Zurbarán por donde tiene entrada y también por la calle Magdalena; esta última es la que siempre le da sentido a mi vida, porque ella fue la que me crió en los aledaños de su ermita. Calle que no le da reconocimiento a su plazuela ya que esta se encuentra dentro de la calle Real. El hecho es, como alguna vez pude explicar, que una de las primeras cosas que recuerdo, y que no me costó mucho acostumbrarme a ellos, fueron los sonidos musicales de la campana de la ermita. Es aquí en la Magdalena donde nacieron mis profundas raíces, jugo de la tierra granjeña para no desligarse de ella jamás, de los "Jamases".
Esta calle, mi calle y la de mis vecinos está llena de acontecimientos, pero uno de los que todos recordamos con cierta nostalgia es el perdido ROSARIO DE LA AURORA. Su recuerdo tempranero, todos creemos que era entre las siete y las ocho del despertar matutino cuando empezaba a sentirse el rezo del mismo. Yo me levantaba, abría el postigo, y ante mis ojos de muchacho asombrado aparecía la larga procesión de mujeres, todas con sus velos y rosario dejando en el aire mañanero, su rezo cantado en una sincronización perfecta, la cual me transportaba al mundo feliz y maravilloso de esta calle y de mi pueblo.
Entonces con mucho sigilo le preguntaba a mi madre: - "¿Qué es esta precesión?" Ella me respondía pasándome su suave mano por la cabeza: - "Es el ROSARIO DE LA AURORA QUE VA HASTA EL CEMENTERIO".
Las personas que presenciaban el paso de la procesión se arrodillaban en señal de respeto. Pues eran tiempos muy diferentes a los de ahora, pero que tenían su encanto, el encanto de la FE.
Esta calle cada día nos proporcionaba alguna sorpresa, como fue la visita de los padres misioneros a nuestra ermita, por entonces muy deteriorada por el paso de la guerra. Todos creíamos que su presencia allí se debía a una pronta restauración; pasado el tiempo y arreglada por el pueblo pudimos comprender que su visita sólo les fue despertada por simple curiosidad.
Comentada esta procesión con mis vecinos, coincidíamos en que todas las cosas desaparecidas u olvidadas siguen siendo testimonio de vida en el fluir de nuestro pensamiento, al calor de nuestra calle, sal de la misma que nos vio nacer.
Al terminar la tertulia vecinal a altas horas de la madrugada, todos acordábamos.
En si los tiempos idos fueron mejores que los actuales, esto lo dejamos al criterio de los hombres y mujeres de hoy, pues nosotros sólo queremos referirnos al recuerdo ya amarillo en la fotografía del tiempo sobre el misterio de un ROSARIO Y UNA PROCESIÓN; cuando aquello era algo popular.
Todos sabemos lo bonito que es recordar aquellos tiempos, a los que solamente podemos volver con el pensamiento...

Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.

PUBLICIDAD

Documento sin título

Para más información

Ver la edición impresa (en todos los puntos de venta de prensa y en estancos, gasolineras, kioscos y librerías)