Menú

Buscar

José Larrey : Pinta tu aldea, LA CORNADA
el 14/7/2009 12:04:42 (1007 Lecturas)

Israel Lancho es un torero de esos que la escuela taurina de Badajoz ha parido con tanto talento. Está en los albores de la fama, esa fama que se ha visto parada en seco por el tremendo cornalón que le propinó un toro en Madrid en mayo y que le puso con una mano agarrada al cirujano y con la otra tomada por la muerte. Esta vez, afortunadamente, el doctor fue más poderoso y le sacó del trance.
Pero un torero corneado de esa gravedad en sus principios es como un coche nuevo al que se le "va" una pieza del motor: "A mi me dan otro nuevo -dice el cliente- ese ya no me vale".

En la aldea también hubo toreros principiantes. De ellos, que yo recuerde, dos terminaron su carrera taurina por culpa de dos cornalones, aún menos graves que el de Lancho: Claudio Prieto, "Cristino" y Joaquín Miranda. Al primero, que solía comerle el terreno al toro, lo empitonó un bicho en la plaza de Badajoz; y al segundo, que era sólo templado a medias, fue en la plaza de Zafra donde sufrió una gravísima cogida. A partir de sus percances, fueron a menos hasta difuminarse en las listas taurinas. La suerte, esa maldita hija de perra, que se va no con el que debiera, sino con el que se le antoja, como una perdida, niega sus favores a veces a los mejores por capricho.
"Me muero", decía Israel cuando le llevaban a la enfermería, convencido de que al fin le había llegado el final con el que había especulado en tantas ocasiones. Porque no quería morirse de una manera gris, poco a poco, después de pasar años, cuando tal vez le fuera llegando el fracaso de una gloria frustrada; su muerte la quería a lo grande, saliendo por el portalón del arte, aunque no fuese a hombros de cuadrilleros y bañado en grana y oro. Mas aquella vez la flaca le había dado una prórroga.

Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.

Documento sin título


PUBLICIDAD

Documento sin título

Para más información

Ver la edición impresa (en todos los puntos de venta de prensa y en estancos, gasolineras, kioscos y librerías)