Menú

Buscar

El coronavirus confina a la gente en sus casas y provoca un parón económico casi total en la zona

El número de contagiados a 24 de marzo es de 40 en el área Don Benito-Villanueva de la Serena, con 17 personas hospitalizadas. En aislamiento domiciliario hay 23 pacientes. Del total de positivos 20 son sanitarios. La región ya suma 636 positivos con 27 fallecidos
Se cumplieron los peores augurios y el coronavirus ha entrado de lleno en las Vegas Altas y La Serena. Los vecinos de nuestra zona, al igual que los del resto de España, han sido confinados en sus casas por orden del Gobierno, para combatir el ritmo de contagios.
La medida se hizo oficial el 14 de marzo por la noche por parte del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. El anuncio ha llevado aparejado un considerable parón en la actividad económica, dado que solo pueden abrir al público los establecimientos sanitarios, farmacéuticos y de productos de primera necesidad.
Ver la Avenida de la Constitución de Don Benito o la calle San Francisco de Villanueva vacías, lo mismo que los parques y plazas, a las 12 de la mañana o a las 7 de la tarde parece de ciencia ficción porque está todo prácticamente cerrado. Se respira un ambiente de tristeza y preocupación general, por lo que está pasando y más si se piensa en el futuro. Y la gestión de la pandemia y los mensajes de las autoridades nacionales al respecto sólo traen más zozobra.
La gente, por regla general, está siendo obediente y, salvo excepciones, no sale de casa, aunque hay algún irresponsable suelto. Quien hizo la ley hizo la trampa y determinadas excepciones al confinamiento son aprovechadas por muchos para sacar a pasear al perro de a uno, pero toda la familia, o para desempolvar algún carrito de la compra y hacer la ruta del colesterol.

Open in new window

La soledad en nuestras calles desiertas

El ritmo de contagios en nuestra zona no es acusado, si lo comparamos con los existentes en otras latitudes de nuestro país, especialmente con Madrid, que es la comunidad más castigada. A fecha de este martes 24 de marzo había en Extremadura registrados 636 positivos y de ellos solo 40 correspondían al área Don Benito-Villanueva. El peor dato se lo llevan los sanitarios, con un 50 por ciento de casos del total de infectados por aquí; lo que da a entender que muy bien no se han hecho las cosas en cuanto a la protección de este gremio. Aunque estas cifras sean muy parciales porque los test casi no se realizan y prácticamente nadie sabe si está infectado o no, más allá de que tenga o no síntomas, tal cual lo ha planteado el Ministerio de Sanidad.
En lo económico, los empresarios echan cuentas; algunos ya formalizan sus intenciones de presentar expedientes de regulación de empleo temporal (ERTE) y otros reclaman medidas más contundentes de ayuda a la Junta de Extremadura y a los ayuntamientos; administraciones que aún no han dicho "esta boca es mía" en cuanto a esto y a otras muchas cosas, lamentablemente.
Mientras tanto, la crisis y el confinamiento sacan a relucir lo mejor y lo peor de cada casa y de cada caso. Lo peor es en forma de bulos que crean una gran alarma en nuestras calles; habrá que fiarse poco de whatsapps y de noticias y primicias en redes sociales. Y lo mejor es que algunos impulsan iniciativas solidarias: impresoras 3D para hacer máscaras de protección, voluntarias que cosen mascarillas en casa, empresas que donan abundante material para los sanitarios, alimentos, ropa, o montan carpas en el hospital, asociaciones que crean canales de vídeos en internet para entretener y educar a los pequeños, y un largo etcétera de buenas nuevas que nos hacen albergar esperanzas frente a la pandemia.
El área Don Benito-Villanueva está a la cabeza en porcentaje de sanitarios afectados por número total de contagiados. Según han informado sanitarios del área, están haciendo frente a esta crisis por el coronavirus muy mermados de material de protección individual. A la falta de mascarillas en días precedentes que se ha solventado sólo por unos días, al parecer, tras el destino de más de 21.000 unidades a través de la central de compras del SES, se suma la preocupación por la falta de equipos de protección individual (los denominados EPI) y la falta asimismo de test para llevar a cabo diagnósticos de manera más preventiva, tanto en sanitarios, como en la población.

Versión Imprimible Enviar este artículo

Para más información

Ver la edición impresa (en todos los puntos de venta de prensa y en estancos, gasolineras, kioscos y librerías)