Menú

Buscar

PORTADA
AÑO XXIII, NÚMERO 1032

Edición especial. Tercera semana de septiembre 2021

¿Será el proyecto de fusión Don Benito - Villanueva una cortina de humo para tapar los problemas reales de la gente?

AL MENOS ESO ES LO QUE OPINAN ALGUNOS AGENTES SOCIALES, EMPRESARIOS Y PARTICULARES CONSULTADOS POR NUESTRO SEMANARIO. AUNQUE POCOS SE ATREVERÁN A DAR LA CARA, PONIENDO ALGUNA PEGA A UN PROYECTO QUE, CON MATICES, APOYAN TODOS LOS GRUPOS POLÍTICOS Y LA MAYORÍA DE COLECTIVOS Y ASOCIACIONES DE LA ZONA

A día de hoy ya ha habido tres convocatorias de prensa sobre este asunto, que ocupará seguramente demasiado del tiempo de nuestros principales dirigentes locales, tiempo que le restarán a sus labores más importantes y perentorias.

Pero mejor vamos a los detalles más salientes de este proyecto y a las declaraciones de sus impulsores, los alcaldes de Villanueva de la Serena y Don Benito. Por un lado la probable nueva localidad que saldría de la suma de las dos tendría un nombre nuevo, no derivado de ninguno de los nombres de ambas. No hay antecedentes en las últimas décadas en España, de unión de ciudades de esta entidad poblacional, que sumaría en total unos 65.000 habitantes regulares.

El próximo año 2022 se efectuaría una consulta popular en ambos municipios para conocer la opinión de los vecinos de Don Benito y Villanueva de la Serena (incluidas las entidades locales menores) sobre la probable fusión. Al parecer la pregunta que deberían contestar por ‘SÍ’ o por ‘NO’ los ciudadanos sería algo así como: ¿Considera beneficiosa la fusión de Don Benito-Villanueva?; en vez de la más apropiada y lógica: ¿Está de acuerdo con la fusión de Don Benito-Villanueva en una solo ciudad? Han asegurado que si en el referéndum el ‘sí’ no consigue el 66% de los votos, el proyecto se dejaría de lado... No sabemos si el referéndum será vinculante o no.

 




Gallardo (izq) y Quintana


Según el alcalde José Luis Quintana, la unión reforzaría la posición estratégica de nuestra comarca en la región. Para Miguel Ángel Gallardo, se cumplirían los sueños de todos. Este proceso culminaría en 2031 con la creación definitiva de la nueva ciudad, previa aprobación de la Junta de Extremadura. Ambos alcaldes aseguraron que ambas ciudades mantendrán sus tradiciones y fiestas.

De aquí a que tenga lugar el plebiscito seguramente los ayuntamientos se gastarán un dinero importante en publicidad para impulsar la unión, dinero que se podría desviar a fines mejores, en nuestra opinión.

También a partir de aquí se nos ocurren varias dudas y preguntas al respecto: ¿Conseguirán ambos ediles de esta manera, que se construya de una vez por todas el nuevo hospital? ¿Posibilitará esta unión el establecimiento de escuelas universitarias en nuestra zona? ¿Podrían asegurarlo?; ¿Pagaremos más o menos impuestos en la nueva ciudad? (se supone que menos, por el ahorro en servicios, pero no sabemos porque no lo han dicho); ¿Es este proyecto de fusión una cortina de humo para impedir la visión y la crítica a los alcaldes en cuanto a su gestión en general y sobre los graves problemas sanitarios y los dramas económicos, con desocupación y cierre o quiebra de comercios y empresas en nuestras ciudades?; ¿Habrá más trabajo para todos, más proyectos comunes, mayor reparto de las obras, menos favoritismos entre empresas y menos vetos...?; ¿Se gestionará mejor una ciudad mayor con más gente y menos funcionarios, que la suma de las gestiones actuales de ambos municipios?; ¿Habrá menos trabas burocráticas, más eficiencia en la gestión de este nuevo municipio?; ¿Se realiza la fusión sólo para el bien de todos, o también en contra de algunos?; ¿El/La Patrón/ona será uno o dos?; ¿El equipo de fútbol del pueblo, será uno o dos? Si la respuesta a estas dos últimas preguntas es ‘dos’, ¿sería de verdad una fusión?

Nosotros, desde aquí, antes de posicionarnos querríamos oír más detalles, más compromisos y respuestas a nuestras dudas.

 



Change the content of this template to fit your needs.

PUBLICIDAD

Documento sin título

Para más información

Ver la edición impresa (en todos los puntos de venta de prensa y en estancos, gasolineras, kioscos y librerías)